Cuentos clásicos para niños

Estos cuentos infantiles cortos nunca pasan de moda en las estanterías del hogar. ¡Estas fantasías son ideales para crecer y después, enfrentarse, cara a cara, con el mundo real!

Los cuentos clásicos infantiles son universales y tan antiguos como la vida misma. Leer cuentos clásicos es como el buen perfume: se adaptan a la piel de cada persona. Y, en el caso de los niños, leer cuentos clásicos es también un olor capaz de mejorar su comprensión, su habilidad de comunicación y, también, su desarrollo de vocabulario, fantasía e imaginación.

Los cuentos clásicos son eternos. De hecho, son el mejor remedio para que los más pequeños de casa aprendan a ubicar sus emociones en el mapa mental y, más adelante, las resuelvan. Todos y cada uno de ellos trasmiten distintos valores y ponen las inquietudes humanas encima de la mesa. Veamos algunos.

 

HANSEL Y GRETEL

Hansel y Gretel es la personificación de la fraternidad y la colaboración entre dos hermanos para vencer todas las adversidades que se van encontrando por el camino. Pero no solo esto: para acabar con la bruja malvada del cuento, una que vive en una casa repleta de golosinas, tendrán que usar el ingenio.

  • Este es otro de los grandes cuentos clásicos infantiles. Nos habla sobre las apariencias engañosas. Y es que la casa de azúcar y bizcocho parecía segura pero resultó todo lo contrario.

EL SOLDADITO DE PLOMO

Había una vez veinticinco piececitas de soldados de plomo idénticas, excepto una a la que le faltaba una pierna. El niño que recibió todas estas figuras la escogió como su favorita porque se mantenía igual de firme que las otras. 

Un día, el soldadito se enamoró de una princesa bailarina de cartón que permanecía rígida sobre su punta del pie en lo alto de un castillo.

Estaba encandilado hasta que llegó un duende negro e hizo un conjuro para que el soldadito cayera de cabeza a la calle.

Gritó y gritó y se encontró con muchos más obstáculos por el camino: un barco que se hundía, ratas, una merluza, una corriente de aire y hasta fuego. Finalmente, soldadito y bailarina se fundieron en el fuego. Al recoger las cenizas, apareció un corazón de plomo con la estrella de la bailarina. Por fin estarían juntos para siempre.

  • Esta historia sobre la esperanza nunca falta en las recopilaciones de cuentos clásicos. 

 

LA RATITA PRESUMIDA

Este es otro ejemplo de cómo los cuentos clásicos invitan a ser leídos una y otra vez. En concreto, este famoso cuento tradicional tiene muchas versiones, pero siempre sigue la misma línea literaria.

Narra la historia de una ratita que, un día, barriendo la puerta de su casa, se encuentra con una moneda de oro. Después de reflexionar sobre cómo invertir este dinero, la protagonista decide comprarse un lazo rojo.

 

A partir de ahí, todos los animales solteros del pueblo le pedirán matrimonio, pero ella solo dirá el «sí» definitivo al ratón. ¿Queréis saber por qué? Pues porque el ratón fue el único pretendiente que arriesgó su vida para salvar a la ratita de las garras del astuto felino.

  •  Este es otro de los diferentes cuentos clásicos para niños que nos habla sobre la soberbia, la presunción y el verdadero amor.

BLANCANIEVES

Espejito, espejito, ¿quién no conoce este cuento clásico? Blancanieves, sus siete enanitos, la manzana envenenada y la malvada y envidiosa reina se han convertido en unos de los personajes estrella y mundialmente conocidos de Walt Disney. Asimismo, se han hecho millones de adaptaciones cinematográficas sobre la historia de esta princesa de piel blanca como la nieve.

  • Los cuentos clásicos como este muestran la envidia, pero también la obediencia y la generosidad, ya que los siete enanitos acogen a Blancanieves y arriesgan su vida por amor.

 

 EL PATITO FEO

El Patito Feo es un cuento clásico infantil que nos habla de un humilde patito que, a pesar de sufrir humillaciones de forma constante, no desea la venganza ni el daño a nadie de la granja. Y, aunque este personaje al final del cuento se convierte en un elegante cisne, sigue siendo tan humilde como el primer día, además, con un ingrediente más: es muy pero que muy feliz. ¡Y cuac, cuac!

  • Esta historia no puede faltar en nuestra colección de cuentos clásicos y la enseñanza es la siguiente: no juzgues a nadie por su apariencia.

¡FÁBULAS DE ESOPO PARA NIÑOS!

Estas historas clásicas también pueden contarse en versión microrrelato. No te pierdas estas 15 fábulas de Esopo moralejas incluidas.

 

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN

Aunque conozcas pocos cuentos clásicos, seguro que este lo recuerdas bien. Hamelín fue una próspera ciudad alemana rodeada de murallas y de comerciantes. Pero todo cambió cuando, de golpe, llegó una plaga de ratas que lo invadió todo.

Al cabo de unos días, un trovador que tocaba una flauta de madera cambió el trágico destino de la ciudad infectada. El flautista con su música llevó a las ratas al río y todas murieron ahogadas. Cuando este pidió su compensación al alcalde y no quiso dársela, el flautista de Hamelín salió de la ciudad y todos los niños fueron tras él y su melodía. No regresaron hasta que el alcalde cumplió su palabra.

  • Los valores de este cuento clásico son la honradez y la sinceridad, ya que el alcalde mintió al flautista de Hamelín y, como consecuencia, todas las familias sufrieron sin los niños.

JACK Y LAS HABICHUELAS MÁGICAS

Jack era un chico pobre que vivía en el campo, pero una mañana cualquiera cambió la vaca de su familia por unos frijoles mágicos. Eran mágicos porque llegaban hasta las nubes, así que Jack trepó por el tallo de habas y se encontró con un gigante y un enorme castillo.

Para vencer al ogro temible y volver con su madre, su gallina y su arpa, el protagonista tuvo que superar distintos obstáculos. Desde entonces, Jack y su madre vivieron felices para siempre: no tuvieron que preocuparse por la comida nunca jamás.

 

  • Existen pocos cuentos clásicos tan emblemáticos como este que nos narra la historia de un niño valiente.

RICITOS DE ORO

Ricitos de Oro era una niña muy alegre y simpática, pero también inquieta y curiosa, con el pelo rubio y muy rizado. Un día de primavera salió a dar un paseo por el bosque en búsqueda de flores, pero se hizo muy tarde. Se acercó a una bonita casa y, una vez dentro, como no había nadie, lo observó, tocó y probó todo: tazones, sillas y camas de tres tamaños distintos. 

Entonces, aparecieron los tres propietarios de la casa: tres osos. Enojados, encontraron a la culpable, que se había quedado dormida. Se despertó de golpe, aterrorizada, y dio un salto. Corrió y corrió y se dio cuenta de que se había portado fatal. Por esto, al llegar a casa pidió perdón a su mamá, quien le había pedido que volviera antes de que se hiciera de noche.

  • Este es otro de los cuentos clásicos infantiles que nos enseñan a obedecer a la familia y la importancia del respeto hacia los demás.

 

LOS MÚSICOS DE BREMEN

Este cuento clásico infantil de los hermanos Grimm habla de cuatro animales un poco mayores para volver a trabajar, pero que, aun así, no pierden la ilusión por ser útiles de nuevo. Más de uno se identificará con este cuento clásico. 

Toda la trama tiene lugar de camino a Bremen. Allí en la ciudad, la banda musical compuesta por el asno, el perro, el gato y el gallo tendrá que cooperar para asustar a un grupo de ladrones que atemorizaba a un anciano matrimonio.

  • Este relato es otro de los muchos cuentos clásicos escritos para grandes y pequeños que habla de la esperanza y del trabajo en equipo.

 

LOS TRES CERDITOS

Los tres cerditos es otro de los grandes cuentos clásicos para los niños. Se trata de un relato sobre tres animales con personalidades distintas que tienen que esforzarse y trabajar duro para construir sus casas. Los tres tendrán que usar la inteligencia para reflexionar sobre cómo fabricar un cobijo o superar las dificultades que ello conlleva, como, por ejemplo, la aparición de un lobo salvaje.

  • Este cuento clásico nos transmite un potente mensaje: la astucia vence la fuerza y las cosas bien hechas llevan su tiempo.

CAPERUCITA ROJA

Este relato pertenece a la tradición de cuentos clásicos de hadas de transmisión oral. Gira en torno a un personaje central: Caperucita Roja, una niña que siempre lleva una capucha de color rojo. A lo largo de la trama, la jovencita se encontrará con un lobo feroz en medio del bosque y caerá en su trampa.

Para salir de la emboscada y volver a ver a su madre y a su abuela, Caperucita llenará la tripa del animal con piedras y lo volverá a coser, con la intención de que este al despertarse tenga mucha sed, se acerque al río, caiga dentro y se ahogue.

  • Este relato corto infantil nos habla de la prudencia y la obediencia, ya que la protagonista no hizo caso a su madre y se llevó un buen susto.

PULGARCITO

Este relato y sus versiones pertenecen a esa colección de cuentos clásicos para niños que ejemplifican el sacrificio. Pulgarcito era un niño muy pequeño que fue abandonado junto a sus otros seis hermanos en el bosque. Para volver a casa de sus padres sin perderse por el trayecto, el personaje fue dejando piedras blancas, y, después, migas de pan.

Pero ninguna de las estrategias funcionó: no llegaron a su casa, sino en la casa de un ogro, su mujer y sus siete hijas, todos aficionados a comer a niños. Finalmente, gracias a los nuevos planes de Pulgarcito y a las botas de siete leguas, los siete hermanos pudieron huir y nunca más volvieron a pasar hambre.

  • Este cuento clásico nos habla sobre el ingenio y la astucia, pero también sobre no perder nunca la esperanza.

 

EL GATO CON BOTAS

El gato con botas fue un personaje muy astuto y, a la vez, mentiroso. De hecho, trazó varios planes para conseguir su objetivo: que su amo, un pobre hijo de un molinero, se casara con la princesa. Durante un tiempo, este gato rufián se presentó ante su majestad y le dio conejos y perdices como obsequio, fingiendo que era el Marqués de Carabás quien los enviaba. Su majestad, ansioso por conocer a dicho marqués y agradecerle su generosidad, partió en su búsqueda.

Cuando el joven se dio cuenta de los trucos de su gato, se sinceró ante el rey y la princesa. Y, como recompensa de su honestidad, terminó casándose con ella.

  • Este es el valor educativo que esconde el cuento popular: sé sincero y honesto, pues las mentiras siempre salen a la luz. 

 

¿Te ha gustado nuestra selección de cuentos clásicos para niños? Ahora te invitamos a que te relajes y, en lugar de leerlos, pruebes a escucharlos. ¿Te apetece? Pues pincha en este enlace, elige la plataforma para escucharlo y rememora los mejores años de tu infancia.

 

Si te gusta, pronto publicaremos el álbum ilustrado y podrás leerlo y escucharlo al mismo tiempo. ¡No te lo pierdas!

cuentos-clasicos-para-niños-cuentos-clasicos-para-niños-soldadito-de-plomo

 

Esperamos que hayas disfrutado y te hayas quedado con ganas de más con nuestra lista de cuentos clásicos para niños. Y es que estos cuentos infantiles cortos nunca pasan de moda en las estanterías del hogar. ¡Estas fantasías son ideales para crecer y después, enfrentarse, cara a cara, con el mundo real!

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Recibe gratuitamente nuestros contenidos

y novedades destacadas.

PROGRAMA DE COMPRENSIÓN LECTORA

Conoce nuestro programa ABRAPALABRA: textos atractivos y producciones escritas útiles para la vida. Tus alumnos por fín disfrutarán y comprenderán lo que leen.

Relacionados

GUÍAS BREVES

Descubre nuestras guías que sintetizan los grandes temas como la comprensión lectora, la educación emocional, la educación en valores o los problemas en la lectura en 10 ideas claves.