Los abuelos, un gran tesoro

Cada vez son más los abuelos quienes educan a los hijos en un segundo plano. Por ello, la figura del abuelo está tomando mayor protagonismo en el núcleo familiar y en la crianza de los nietos.

Nadie pone en duda el valor que tiene el amor incondicional de los abuelos y la ayuda que prestan a la familia. Sin embargo, en muchas ocasiones los beneficios de tenerlos cerca pueden pasar desapercibidos. En este artículo te explicamos el importante papel que desempeñan los abuelos para nuestra sociedad y nuestros valores. 

Los abuelos en la familia

En los últimos años los cambios demográficos y de estilo de vida han desplazado a los padres de sus hogares. Cada vez son más los abuelos quienes educan a los hijos en un segundo plano. Por ello, la figura del abuelo está tomando mayor protagonismo en el núcleo familiar y en la crianza de los nietos.

En palabras de García (2013), los abuelos:

 

  • Son una fuente de amor incondicional.
  • Cuidan a sus nietos.
  • Transmiten valores. Con frecuencia enseñan el respeto, la austeridad, la prudencia, la dignidad, «ser buena persona», «ser educado» y los valores religiosos. Y lo hacen de manera indirecta,  indirectamente a través de los padres o del modelado, juegos, historias y entrenamiento directo.
  • Son modelo de envejecimiento. 
  • Cuentan historias y tradiciones familiares.
  • Juegan y miman a los nietos.
  • Arbitran en situaciones familiares conflictivas entre padres e hijos.
  • Intervienen y prestan ayuda en momentos de crisis. 

Por una parte, algunos autores como Nussbaum y Bettini (1994) explican que tienen un «rol sin rol», ya que no hay una línea clara entre sus obligaciones y sus derechos dentro de la familia actual. En concreto, la literatura al respecto (Cherlin & Furstenberg, 1985) menciona únicamente dos normas:

  1. No interferencia. Ayudan en la crianza y educación de los nietos sin interferir en las normas y deseos expresados por los padres.
  2. Obligación. Podría decirse que es una falsa obligación, puesto que hace referencia al reflejo de muchos abuelos por ayudar a sus nietos en momentos de crisis.

Por otra parte, Bengston y Robertson (1985), citados por García (2013), hicieron una observación importante en cuanto a los papeles desempeñados por los abuelos,  destacando sus funciones familiares.

  • Guardia nacional de la familia. Están disponibles en las emergencias.
  • Árbitro. Transmiten valores y calman situaciones de tensión entre miembros de distintas generaciones.
  • Conservadores de la biografía familiar. Difunden las tradiciones y la herencia familiar.
  • «Estar ahí». Dan estabilidad en momentos de dificultad.

Abuelos felices

Uno de los placeres de la ancianidad más destacados  es el hecho de que pueden ser más permisivos y menos exigentes con sus nietos. Es una realidad que les hubiera gustado vivir con sus hijos, pero que las exigencias de la paternidad suelen impedir.

Osuna (2006) explica que perciben la relación con sus nietos como algo «gratificante y placentero». En concreto, según los datos publicados por el IMSERSO (2000), el 95 % de los abuelos españoles manifiestan un alto grado de satisfacción. Es más, la mayoría afirma que los nietos les ayudan a sentirse útiles, felices, más jóvenes y apoyados socialmente.

Son muchas las investigaciones que respaldan estos datos. Por ejemplo, un estudio realizado por el Instituto Nacional de Desarrollo Infantil y Humano investigó bajo qué condiciones familiares se beneficiaba psicológicamente de tener relaciones cercanas con sus abuelos un grupo de jóvenes. Analizaron los datos de una muestra de jóvenes de entre 18 y 23 años.

Descubrieron que una mayor cohesión con los abuelos disminuyó los síntomas depresivos, particularmente entre los nietos criados en familias monoparentales. 

Además, se vio que las relaciones cohesivas redujeron los síntomas depresivos de forma más pronunciada cuando los lazos con los padres eran más fuertes. El modelo demuestra sus grandes aportaciones como recursos compensatorios para los nietos en cuyas familias de origen estaban ausentes los padres.

Superabuelos

Si comparamos con el resto de países de la Unión Europea, España es el país donde hay menos abuelos cuidadores. Sin embargo, los abuelos españoles que cuidan de sus nietos lo hacen con una intensidad mayor que los de otros países europeos. De esta manera, los abuelos españoles se sitúan en el primer lugar con una media de 7,1 horas diarias dedicadas al cuidado (incluido el fin de semana), frente a las 4,9 horas diarias en Europa.

Sin duda, estas cifras hablan de superabuelos.

Pero, ¿quién quiere a su abuelo por lo útil que le resulta? ¿O por el número de problemas que le soluciona? En una sociedad en la que casi todo el tiempo nos movemos en parámetros de utilidad, disfrutar de un rato con nuestros abuelos puede parecer contradictorio. Sin embargo, estar con ellos no es útil, es un fin en sí mismo. Es algo así como lo que diría el principito:

«El tiempo que perdiste con tu rosa hace que tu rosa sea tan importante». 

Si te ha gustado el artículo, puedes suscribirte al blog para no perderte nada. ¡No olvides dejarnos tus comentarios abajo!

Fuentes

IMSERSO

García, C. N., & Vega, C. V. (2013). Relaciones abuelos-nietos: una aproximación al rol del abuelo. Sociedad y Utopía. Revista de Ciencias Sociales, 41, 464-482.

Plá, N. B., & López, M. T. L. (2011). Doble dependencia: abuelos que cuidan nietos en España. Zerbitzuan: Gizarte zerbitzuetarako aldizkaria= Revista de servicios sociales, (49), 107-125.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Recibe gratuitamente nuestros contenidos

y novedades destacadas.

PROGRAMA DE EDUCACIÓN EN VALORES

¡Conoce nuestro programa Talentum! Descubrirás metodologías eficaces para la mejora y el desarrollo personal de tus alumnos.

Relacionados

GUÍAS BREVES

Descubre nuestras guías que sintetizan los grandes temas como la comprensión lectora, la educación emocional, la educación en valores o los problemas en la lectura en 10 ideas claves.