¿Por qué la felicidad dura poco?

¿Qué relación hay entre la persona y su felicidad? Frijda reconoce que la ley de la asimetría hedónica, aunque cierta, no deja de ser amarga y dura, puesto que reconoce que las alegrías duran menos que las penas.

¿Te has preguntado alguna vez por qué parece que la felicidad dura poco?

La psicología positiva afirma que todos tenemos una tendencia innata hacia el afecto positivo, es decir, a sentirnos bien. De hecho, muchos autores señalan que, en realidad, nuestra meta natural es alcanzar placer. Sin embargo, si esto fuera así de sencillo, estaríamos destinados a sentirnos afortunados la mayor parte del tiempo. Pero sabemos que no siempre es así. Veamos por qué.

¿Por qué la felicidad es efímera?

Por la «ley» que rige la felicidad, también llamada ley de la asimetría hedónica. En 1988, el famoso psicólogo, Nico H. Frijda, publicó un artículo titulado «Las leyes de la emoción». Entre las nueve leyes universales que hacen referencia a distintos aspectos de la emoción, destaca la denominada asimetría hedónica.

Esta ley viene a decir que la persona se adapta y habitúa mucho antes a una situación de bienestar y felicidad que a una situación dolorosa o de pérdida.

 

Y, por eso, esto se traduce en que para experimentar bienestar o cierto grado de felicidad necesitamos buscar constantemente nuevos placeres. Esto es así ya que el bienestar se desvanece si continúa en el tiempo. Terminamos por «acostumbrarnos a lo bueno».

De manera contraria puede ocurrir con las emociones negativas. El dolor y la pérdida perduran más en el tiempo, a pesar de que desaparezcan las situaciones adversas. Otras emociones, como un miedo posible aunque poco probable, nos pueden invadir durante años y años. En cambio, las esperanzas y las pequeñas alegrías se diluyen más rápidamente de lo que nos gustaría. Lo cual nos lleva al quid de la cuestión.

Es como si nuestro cerebro emocional estuviera «predispuesto» a sentirse triste. Al menos, parece que tiende a sentir con más intensidad el dolor que la alegría. Entonces, ¿qué relación hay entre la persona y su felicidad? Frijda reconoce que la ley de la asimetría hedónica, aunque cierta, no deja de ser amarga y dura, puesto que reconoce que las alegrías duran menos que las penas.

¿Es posible ser feliz durante más tiempo?

La buena noticia es que hay esperanza. El mismo Frijda explica en su artículo que no todo está perdido. Existen personas que en las situaciones más dolorosas encuentran luz y aprenden a ser felices. Lo que concluye el artículo es que el bienestar personal es posible, aunque mantenerlo en el tiempo requiere esfuerzo y compromiso. En esta línea, destaca dos ideas.

  1. Al vivir una situación de felicidad o bienestar, es recomendable continuarla en el tiempo, recordándonos lo afortunados que somos de estar viviéndola.
  2. Imaginar lo desafortunado que hubiera sido vivir otra situación peor. El famoso «podía haber sido peor».

En definitiva, se trata de reavivar el impacto vivido mediante el recuerdo y la imaginación. Es decir, orientar nuestra atención hacia las cosas positivas de nuestra vida y desarrollar una actitud de agradecimiento.

LAS 8 MEJORES FRASES DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

¿Qué es la educación emocional? ¿Cómo la entienden los principales expertos? No te pierdas la mejor síntesis en 8 frases.

 

La felicidad y la búsqueda de sentido

Asimismo, las investigaciones señalan que el compromiso y el significado que se da a la vida tienen un peso más importante que el placer, pues el sentido existencial es un muelle que nos hace esperar un futuro mejor que el presente.

En esta línea de superación del placer en la búsqueda de la felicidad, numerosos autores han dedicado años a hacer investigaciones al respecto. Sin ir más lejos, Seligman afirma:

Las emociones positivas, el compromiso y el sentido son realidades valiosas en sí mismas y ayudan a luchar contra la depresión, producen una vida más satisfactoria y promueven aprendizaje creativo. Desde la perspectiva de la Psicología Positiva, el sentido consiste en conocer tus mayores fortalezas y utilizarlas para pertenecer y servir a aquello que crees que te trasciende a ti mismo.

  • También el psicólogo Peterson explica que «la búsqueda de sentido y compromiso son mejores predictores de satisfacción que la búsqueda de placer».
  • Y, en esta misma línea, Viktor Frankl defiende que «lo que penetra profundamente y en definitiva al hombre no es ni el deseo de poder ni el deseo de placer, sino el deseo de sentido».
  • De la misma manera, autores como Sonja Lyubomirsky, psicóloga investigadora de la Universidad de California, asegura que existen evidencias de que el afecto positivo está muy vinculado con la felicidad.

Las terapias de tercera generación y la felicidad

Dentro de las psicoterapias de tercera generación se encuentra la llamada Terapia de aceptación y compromiso. Se trata de un tipo de psicoterapia con un enfoque novedoso que evoluciona desde las terapias de generaciones anteriores.

Por una parte, las generaciones anteriores enfatizaban las herramientas cognitivas que en algunos casos podían producir una hipersensibilidad en los pacientes. Intentaban erradicar todo lo que produjera malestar. Sin embargo, en algunos casos esto resultaba contraproducente, pues los pacientes acababan obsesionándose con controlarlo todo o con aquellos pensamientos que de hecho debían y deseaban evitar.

En cambio, la terapia de aceptación y compromiso se centra en la aceptación de que vamos a encontrar dolor en el camino de la vida.

Esta terapia afirma que rebelarse y cerrarse al dolor produce más sufrimiento. En cambio, la aceptación de este como un elemento más de la vida ayuda a superarlo.

Por otra parte, el modo en el que esta terapia afirma que la superación del dolor se logra consiste fundamentalmente en la orientación de la vida hacia unos valores. Anima a identificar los valores con los que conectamos personalmente y a comprometernos con ellos. Esto, a la larga, es lo que se ha visto que genera mayor satisfacción y felicidad. Concretamente, ayuda a sobrellevar con serenidad las situaciones dolorosas y a llevar una vida que trascienda de sentido y valores.

Esperamos que te haya gustado este post sobre la felicidad. Si deseas leer temas relacionados, puedes visitar nuestro blog.

Bibliografía

Frankl, V. (1995). La psicoterapia al alcance de todos. Barcelona: Herder.

Frijda, N. (1988). The laws of emotion. American Psychologist43(5), 349-358.

Peterson, C., Park, N., y Seligman, M.E.P. (2005). Orientations to happiness and life satisfaction: the full life versus the empty lifeJournal of Happiness Studies, 6, 25–41.

Seligman, M., Ernst, R., Gillham, J., Reivich, K., y Linkins, M. (2009). Positive education: positive psychology and classroom interventionsOxford Review of Education, 35(3), 293-311.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Recibe gratuitamente nuestros contenidos

y novedades destacadas.

PROGRAMA DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

Conoce nuestro programa de educación emocional ¡Be Happy! Todas las claves para ser feliz y encontrar el sentido personal. A tus alumnos les encantará.

Relacionados

¡ÁLBUMES ILUSTRADOS!

Descubre nuestros álbumes ilustrados: Cuentos clásicos como nunca, 25 cuentos populares de España, Fábulas de Esopo 25 cuentos populares de Perú