Actividades de educación emocional para Educación Infantil

La educación emocional no debe relegarse a la escuela. Te presentamos algunos ejemplos prácticos de actividades de educación emocional para educación infantil.

¿Tienes que impartir la clase de educación emocional y no sabes por dónde empezar? En este artículo, te explicamos algunas actividades de Educación Emocional para Educación infantil.

La importancia de empezar pronto

Como afirma López Cassa, (autora de Educar las emociones en la infancia) (1), «las emociones están presentes en nuestras vidas desde que nacemos». De hecho, resultan de vital importancia desde el primer momento en el que un niño llega al mundo. Y es que para un recién nacido suponen el medio básico de comunicación con sus cuidadores.  Por ello, en el entorno familiar, normalmente  se les presta mucha atención a las emociones.

En efecto, tal y como explica Rafael Bisquerra, catedrático en psicología por la Universidad de Barcelona, la familia es la primera escuela emocional de la persona. Es decir,

es en la familia donde aprendemos desde muy pequeños a pedir perdón, a agradecer las cosas, a consolar si alguien está triste o a trabajar en equipo.

 

Para reforzarlo, hoy te presentamos algunas actividades de educación emocional para Educación Infantil muy divertidas. Todas ellas forman parte del Programa de Educación Emocional para Primaria Be Happy. Para crearlas, nos hemos basado en diversas publicaciones científicas, pero, sobre todo, en el currículo propuesto por Ribes y Bisquerra en 2005.

Así, las actividades propuestas se agrupan en torno al desarrollo de cinco competencias emocionales básicas en los más pequeños:

  1. Conciencia emocional.
  2. Regulación emocional.
  3. Autoestima.
  4. Habilidades sociales.
  5. Habilidades de vida.

¿Cómo trabaja estas competencias el Programa de Educación Emocional Be Happy?

Estas competencias se pueden trabajar tanto en primaria como en infantil. Así, el Programa de Educación Emocional Be Happy utiliza  muchos ejercicios. En concreto, te explicamos a continuación cinco actividades de educación emocional para Educación Infantil, especialmente adaptadas para niños de 3 a 6 años.

1. El álbum de emociones. Conciencia emocional

Esta actividad es muy sencilla y divertida. Consiste en poner frente a los niños una serie de simpáticos personajes. Cada uno de ellos está expresando una emoción diferente que se puede apreciar en su expresión facial.

Después,  preguntaremos a los niños: «¿Cómo crees que se siente el personaje?». Además, podemos ayudarles un poco sugiriendo emociones: «¿Crees que se siente triste? ¿Crees que tiene miedo? ¿Puede que esté contento?, etc.».

 

El objetivo de esta actividad es este:

  • Por una parte, reconocer en los otros las emociones de tristeza, alegría, miedo, rabia y amor-estima. 
  • Por otra parte, en este proceso pueden ir aprendiendo un vocabulario emocional concreto.
  • Finalmente, de manera global se promueve una actitud de empatía y de interés por las emociones que sienten los demás.

Otro juego que se deriva de este sería el juego del espejo, en el que desarrollamos las mismas competencias de una manera muy divertida.

Actividades para educación emocional en infantil

2. Las gafas de payaso. Regulación emocional

Esta actividad de educación emocional para Educación infantil se basa en el poder de la risa para la superación de un miedo. Resulta muy interesante practicarla con los pequeños, ya que les encanta reírse y su imaginación es más flexible a la hora de realizar este tipo de actividades.

 

Esta actividad consiste en que cada niño identifique algo que le produce miedo.

  1. De nuevo, podemos ayudarles diciendo: «Ahora vamos a cerrar los ojos y vamos a pensar en algo que nos da mucho miedo. Igual es algo que nos da miedo por la noche o puede ser el perro del vecino o las arañas…».
  2. Una vez lo hayan identificado, les diremos: «Ahora nos vamos a poner unas gafas imaginarias (o reales si lo has preparado con antelación y has comprado unas de plástico o las has fabricado con cartulina) y lo vamos a ver todo como si fuéramos unos payasos muy graciosos». Les podemos ayudar un poco de nuevo diciendo: «¿Veis? Las arañas van con patines y se resbalan, y ya no nos dan miedo; el perro es de gominola y lo queremos chupar, y el monstruo del armario es superblandito y queremos saltar sobre él… etc.».
  3. Así, llega el momento de que dibujen su miedo tal y como lo ven con sus gafas de payaso. Se trata de que sean capaces (solos o con un poco de ayuda) de ver sus miedos de forma cómica y plasmarlos a través de un dibujo. También pueden pintarlos con colores y colgarlo en un mural colectivo.

De esta forma, la actividad da pie para conocer los miedos propios y los de los demás, y para verlos desde otro punto de vista. En definitiva, el objetivo de esta actividad es identificar una estrategia personal para el gobierno de la emoción del miedo.

3. Hay un amigo en ti. Autoestima

El objetivo de esta actividad de educación emocional para Educación Infantil es identificar las cualidades de las personas que nos rodean. De forma complementaria, también ayuda a tomar conciencia de la importancia de reconocer las cualidades de las personas.

Lógicamente, en este rango de edad, el concepto de cualidad puede ser algo limitado. Por eso, para situar a los niños, podemos explicarles que una cualidad es algo bueno que tiene una persona. Además,  ejemplos claros de algún alumno nos ayudarán: «Juan es muy ordenado porque siempre guarda todo en su sitio». 

 

La educación emocional en infantil

Este juego les gusta mucho a los niños porque todos se sienten protagonistas y, así, ayuda a mantener la atención. Para ello, puedes seguir este orden:

  1. Primero, sentamos a todos en el suelo, en círculo, para que se vean las caras.
  2. Después, iniciamos el juego diciendo en voz alta el ejemplo que hemos puesto al principio, pero sin decir el nombre. «Alguien es muy ordenado porque siempre guarda todo en su sitio».
  3. Entonces, todos los niños que piensen que son ordenados deben ponerse de pie. Puede haber más de uno.
  4. A continuación, otro niño dice una cualidad de un compañero de la clase, pero también sin decir el nombre del susodicho.

Así sucesivamente, hasta que todos los niños se han puesto de pie, como mínimo, una vez. En esta actividad, no importa tanto que acierten en sus cualidades propias como que sean capaces de reconocer cualidades en los demás. Otra actividad que se deriva de esta consiste en que hagan un dibujo de su amigo haciendo algo que se le dé muy bien o en el que destaquen algo que les gusta de su amigo.

4. Mensajes desde el corazón. Habilidades sociales

Sentirse agradecidos es una de las claves de la vida para ser felices. El objetivo de este sencillo juego de educación emocional para Educación Infantil es que los niños aprendan a sentirse agradecidos por algo bueno y sean capaces de expresarlo. 

Así, para favorecer la actitud de reflexión, vamos a iniciar esta actividad en una postura de reposo.

  1. Puedes hacer que todos los niños se tumben y cierren los ojos o simplemente que descansen la cabeza sobre los brazos si están sentados.
  2. Asimismo, igual les puedes ayudar a  relajarse poniendo un poco de música tranquila de fondo.
  3. A continuación, deben pensar algo por lo que se sientan agradecidos. Puedes ponerles ejemplos como: «Me siento agradecido porque hoy hace sol o porque mi hermano me ha dejado su juguete»Lo ideal es darles ejemplos que tengan relación con personas a las que quieren.

Una vez hecha esta reflexión, podemos sentarnos todos en  un círculo y cada niño, de uno en uno, se pondrá de pie para expresar su agradecimiento en voz alta.

5. Viaje en el tiempo. Habilidades de vida

Esta actividad de educación emocional para Educación infantil tiene un doble objetivo. Por una parte, busca estimular la creatividad de los niños. Por otra, que aprendan a identificar los momentos de su vida que no les gustaron y a reflexionar sobre las causas de sus emociones. Todo esto de una manera muy divertida y creativa como es la elaboración de un dibujo artístico. 

  1. Para empezar, los niños deben pensar en un momento reciente en el que se enfadaron mucho o se sintieron mal por algún motivo.
  2. Después, deben realizar un dibujo en el que se plasme ese momento.
  3. A continuación, los niños que lo deseen pueden explicar su dibujo al resto de la clase, a la vez que intentan verbalizar por qué se sintieron así. Para ello, podemos ayudarles con algunas preguntas guía como estas: «¿Por qué crees que te enfadaste tanto?, ¿qué te hubiera gustado que sucediera?, ¿cómo crees que se sintió el otro?, etc.».

 

Finalmente, esperamos que te hayan gustado estas actividades de educación emocional para Educación Infantil y que las realices pronto en tu aula.

Si quieres compartir tu experiencia o tu sabiduría con nosotros, no olvides dejarnos tus comentarios abajo. También puedes suscribirte a nuestro blog Be Happy para estar a la última de todas nuestras publicaciones.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Recibe gratuitamente nuestros contenidos

y novedades destacadas.

PROGRAMA DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

Conoce nuestro programa de educación emocional ¡Be Happy! Todas las claves para ser feliz y encontrar el sentido personal. A tus alumnos les encantará.

Relacionados

GUÍAS BREVES

Descubre nuestras guías que sintetizan los grandes temas como la comprensión lectora, la educación emocional, la educación en valores o los problemas en la lectura en 10 ideas claves.